Tite Curet Alonso

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on whatsapp
Compartir en Whatsapp
Share on email
Compartir por EMail

(Guayama, 1926 – Baltimore, Estados Unidos, 2003) El padre de Alonso era un profesor de idioma español y músico en la banda de Simón Madera. Tenía dos años en 1928 cuando sus padres se separaron, su madre y la hermana se trasladaron a Barrio Obrero en Santurce con su abuela. La vida en este barrio y sus experiencias allí influyeron en su música. Su abuela lo crio y recibió educación primaria y secundaria. En 1941 cuando tenía 15 años, escribió su primera canción. En su niñez sus amigos eran Rafael Cortijo, Ismael Rivera y Daniel Santos.
Compositor puertorriqueño considerado el más importante autor de música salsera de su país y uno de los más destacados compositores latinoamericanos de la segunda mitad del siglo XX. Sus canciones, producidas a lo largo de una fértil carrera creativa que dio a luz más de dos mil piezas, fueron llevadas a la fama por los más célebres intérpretes del género (Rubén Blades, Tito Rodríguez, Celia Cruz, Cheo Feliciano o Willie Colón, entre otros).
En 1965 escribió sus primeras melodías para Joe Quijano, uno de los mejores pachangueros de la época. Establecido en Nueva York, se dio a conocer en 1968 gracias al tema El gran tirano, compuesto en principio para Roberto Ledesma pero interpretado finalmente por La Lupe; en la voz de esta artista cubana también se escucharon otros dos temas clásicos de Tite: Carcajada final y Puro teatro. En poco tiempo, Tite Curet comenzó a ver como sus composiciones entraban a formar parte del repertorio de artistas como el Trío Los Condes, Tito Rodríguez y Willie Colon.

A principios de los años setenta entró a formar parte del movimiento salsero promocionado por la firma discográfica Fania, hasta convertirse en el autor de clásicos del género como Periódico de ayer, interpretada magistralmente por Hector Lavoe, De todas maneras rosas (Ismael Rivera), Piraña (Willie Colón) y Anacaona, el tema que representó el regreso triunfal del mítico cantante Cheo Feliciano.

La calidad de sus creaciones se vio reconocida con varios primeros premios en festivales de música, entre ellos el de Buga (Colombia) y el de Río de Janeiro. Su incursión en otros géneros latinos produjo también piezas notables, entre ellas el merengue Yo me dominicanizo, la balada Tema de Nilsa, Cucubano y numerosas versiones portuguesas de temas en español a ritmo de samba, destinadas a intérpretes brasileños.

Trabajador incansable, compuso además canciones navideñas, versionó al español célebres melodías de cine (como Candilejas y Si yo fuera rico) y desarrolló una importante labor periodística en la prensa y en la radio de su país. Entre sus composiciones más conocidas se encuentran, además de las ya citadas, Testigo fui, El hijo de Obatalá y Vale más un guaguancó, interpretadas por Ray Barretto; Las Caras Lindas, de Celia Cruz; Matancero Soy, de Justo Betancourt; La esencia del guaguancó, de Pete Rodríguez; El Traqueteo y Lamento de concepción, de Roberto Roena; El prestamista, de Rafael Cortijo; y Plantación adentro, de Ruben Blades.

Tite Curet Alonso murió el 5 de agosto de 2003 de un ataque al corazón en Baltimore, Maryland. Richie Viera, puertorriqueño y William Nazaret, venezolanos, ambos amigos de Tite, se cercioraron de que transfirieran al cuerpo de Alonso a Puerto Rico. En Puerto Rico le dieron el entierro de un héroe, primero la ceremonia fue llevada a cabo en la funeraria Buxeda de Hato Rey, luego el cuerpo se trasladó al instituto de la cultura puertorriqueña en el Viejo San Juan con un protector de honor y luego entonces en el edificio del capitolio de Puerto Rico en San Juan, posteriormente a la alcaldía de San Juan donde fue recibido por el alcalde Jorge Santini. Finalmente fue sepultado en el Cementerio Santa María Magdalena de Pazzis en San Juan. Rubén Blades suspendió algunas fechas de su tour de despedida para asistir al entierro de Alonso. Cheo Feliciano, su amigo más cercano, era uno de muchos famosos que asistieron a su sepelio.

Algunos de sus más de dos mil composiciones.

• Anacaona
• Periódico de ayer
• Lamento de Concepción
• Las Caras lindas
• Juan Albañil
• Mi triste problema
• Tiemblas
• Plantación Adentro
• De todas maneras rosas
• Marejada feliz